sábado, 12 de marzo de 2011

Terremoto, maremoto y gran ola (Tsunami) en JAPÓN

Este viernes pasado (11/03/2011) aniversario del atentado de Atocha, me desperté con el sobresalto del terremoto en el noroeste de Japon, cerca de Sengai (que antes a mi me sonaba a un gran pintor e ilustrador con mucho sentido del humor. Que gran tragedia que parece crecer inexorable con el paso de las primeras horas, días... Mis sentimientos se los he escrito a Akiko en Facebook
http://www.facebook.com/?ref=home
Rezar... no se, al espíritu del TAO? Pero dedicaré mi meditación a el pueblo japonés, para que su sufrimiento se aleje y que retorne la armonía lo antes posible.

En este enlace podeis leer este artículo completo y con fotos
TOKIO (AP) — Durante más de dos minutos aterradores y apariencia interminables, el viernes sacudió Japón el terremoto más fuerte en su historia agitando casas y edificios, agrietando carreteras e inquietando incluso a quienes han aprendido a vivir con rascacielos bamboleantes, entonces vino un tsunami devastador que golpeó el noreste del país y mató a cientos de personas.

El violento muro de agua barrió casas, automóviles y barcos. Se registraron incendios que estuvieron fuera de control. Los sistemas de enfriamiento de dos plantas eléctricas nucleares fallaron, forzando el desalojo de miles de residentes cercanos. Una embarcación fue atrapada en el vórtice de un remolino en el mar.

La cifra de muertes se incrementó continuamente durante el día, pero se desconoce la verdadera extensión del desastre debido a que las carreteras que conducen a las áreas más dañadas fueron destruidas o quedaron bloqueadas por escombros y los aeropuertos fueron cerrados.
Tras del amanecer del sábado, el grado de destrucción resultó más evidente.
Escenas aéreas del poblado de Ofunato mostraron casas y bodegas en ruinas. Fango y agua se extendieron sobre varias hectáreas de tierra y la gente buscó refugio en techos de edificios parcialmente sumergidos. En una escuela, se escribió un enorme mensaje de "SOS" en inglés.

El jefe secretario de gabinete Yukio Edano dijo que una valoración inicial encontró "enormes daños", agregando que el Ministerio de Defensa estaba enviando tropas a la región más golpeada.

El presidente estadounidense Barack Obama ofreció ayuda de su país después de lo que calificó como un desastre potencialmente "catastrófico". Señaló que un portaaviones estadounidense ya está en Japón y un segundo está en camino. El mandatario agregó que otro barco de Estados Unidos se dirige a las Islas Marianas para ayudar en lo necesario.

Todo el Pacífico fue puesto en alerta, incluidas áreas costeras de Sudamérica, Canadá y Alaska, pero la marejada que alcanzó esos lugares no fue tan fuerte como se esperaba.

El terremoto con magnitud 8,9 originado en altamar ocurrió a las 2:46 p.m. hora local y fue el más poderoso que ha sacudido Japón desde que se inició a conservar registros a finales del siglo XIX. También fue el quinto más fuerte en el mundo desde 1900 y resultó casi 8.000 veces más fuerte que uno que devastó el mes pasado Christchurch, Nueva Zelanda, dijeron científicos.

El movimiento telúrico sacudió decenas de ciudades y villas a lo largo de un tramo de costa de 2.100 kilómetros (1.300 millas) y en Tokio bamboleó edificios altos, a cientos de kilómetros del epicentro. El primer ministro Naoto Kan estaba en una sesión del Parlamento en ese momento.

"Pensé que iba a morir", dijo Koto Fujikawa, un empleado de mercadotecnia en Tokio. "Se sintió como si toda la estructura iba a colapsar", agregó.

El sismo ocurrió a una profundidad de 10 kilómetros (seis millas), a unos 125 kilómetros (80 millas) de la costa oriental, dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos. El área se encuentra 380 kilómetros (240 millas) al noreste de Tokio.

En el centro de Tokio, varios edificios enormes oscilaron con fuerza durante varios minutos mientras los empleados salían a las calles por su seguridad. Las imágenes transmitidas por televisión mostraban un edificio en llamas y enormes nubes de humo en el distrito de Odaiba en Tokio.

También en el centro de la capital japonesa, varios trenes dejaron de operar y los pasajeros tuvieron que caminar sobre las vías para llegar a andenes. El servicio ferroviario en el noreste del Japón y el de Tokio, que normalmente transportan a 10 millones de pasajeros diarios, fueron suspendidos, dejando a centenares de miles de personas varadas en las estaciones y vagando por las calles.

Varias empresas fabricantes de vehículos pararon su producción en plantas en las zonas que afectó el sismo, dijeron las autoridades.

Un trabajador de 42 años murió y 30 resultaron heridos por la caída de un muro y partes de un techo en la planta de investigación de Honda Motor Co., en la prefectura de Tochigi, noreste del país.

Toyota Motor Corp. suspendió actividades en dos plantas ensambladoras en las prefecturas (provincias) de Iwate y Miyagi, en tanto que Nissan hizo lo propio en cinco de sus fábricas. Dos personas resultaron heridas en Nissan.

El sismo provocó también varios incendios en la costa que se han salido de control, entre ellos uno en una refinería petrolera.

Japón declaró su primer estado de emergencia para sus cinco reactores nucleares en dos plantas de producción de energía eléctrica después de que fallaron sus sistemas de enfriamiento por el apagón ocasionado el terremoto.

El sismo ocasionó el paro de operaciones de la planta Fukushima Daiichi debido a que falló un generador de respaldo y el sistema de enfriamiento no fue capaz de suministrar agua para enfriar al reactor número uno de 460 megavatios. Aunque se está utilizando un sistema de enfriamiento de respaldo, la agencia de seguridad nuclear de Japón dijo que la presión dentro del reactor se había incrementado a 1,5 veces de su nivel considerado normal.

Las autoridades señalaron que los niveles de radiación dentro de la Unidad 1 aumentaron 1.000 veces con respecto a sus niveles normales y afuera de la planta se obtuvo una lectura ocho veces mayor a lo normal. Se amplió a más del triple una zona inicial de evacuación, de tres km a 10 km (de dos a 6,2 millas). Aproximadamente 3.000 personas fueron instadas a dejar sus casas en el primer anuncio.

Copyright © 2011 Associated Press.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home